12 diciembre 2017

LIMADURAS Y RECORTES



Cárcel sin barrotes,
compañía muda
por nombre Soledad.
                        *
Se pasea del brazo de la ignorancia
y se engola en la ufanía del sabelotodo.
                        *
En una gota de agua
el principio vital de mares y ríos;
en tu ADN, toda la humanidad.
                        *
La mentira se presenta envuelta en oropel;
la verdad lo hace desnuda
porque la belleza reside en el paraíso.
                        *
Conciencia, reproche en el silencio,
voz que acusa aunque nadie se haya percatado.
                        *
La ambición es esclavitud y su antídoto la generosidad.
                        *
Al corrupto lo arropan los deshonestos;
el horrado se abriga en su soledad,
y da gracias por sus escasas ambiciones.
                        *
Se cosecha lo que se siembra,
─dice el saber popular─
Si acumulas odio, acabarás molturado de rencor.
                        *
¿Te arropas con lisonjas?
Comprueba lo poco que abriga
la capa de los aduladores.
                        *
Ya viene, ya viene,
                     ya se está acercando.
Ya viene, ya viene,
                     ya viene llegando.

10 diciembre 2017

MÁXIMO COMÚN DIVISOR



Multitud, sumandos de soledades inconexas,
agitados por un denominador común
que desconocen.
                        *
Las drogas se interesan más
por minar la voluntad
que por hacer adictos.
                        *
Agitaron las ramas del manzano
y se provocó la aceleración
de la gravedad.
                        *
En los cementerios duerme la paz
y también los últimos desalientos.
                        *
En el mar, mixtura de aventuras,
de Ítacas imposibles, de plásticos
hasta en la sopa de pescado y a punto de sal.
                        *
Llorar. Su sino es llorar
hasta encebollar vida.
                        *
Como las pompas fúnebres
comen de la muerte,
la industria armamentística
de alimentar la muerte.
                        *
La noche es una emboscada
que se difumina al amanecer.
                        *
El conspirador se mueve por el cortinaje de las tinieblas,
así hilvana las sombras con las que amedrentar.
                        *
El que asecha al otro lado del espejo
conoce tus intenciones
y tus capacidades de escapista.
                        *
Los cobardes dudan y responden certezas;
los valientes no dudan y responden con muchas precauciones.
                        *
Se le resistía el dibujo
y se especializó en manchas de colores:
logró sugerir universos.

08 diciembre 2017

MÍNIMO COMÚN MÚLTIPLO



Patio escolar diezmado de toses
certifica la ola de frío.
                        *
Muchedumbre:
codo con codo
se ignoran recíprocamente.
                        *
No el enunciado,
el problema se presenta
al tratar de resolver la incógnita.
                        *
En las redes sociales
una inmensa ola de poetas
que se consagran a sí mismos
sin el reconocimiento del canon.
                        *
Los opositores al franquismo
eran minoría anónima;
tras cuarenta años
han germinado en multitud.
                        *
El borracho sale de la sociedad
con la notoriedad de la nota
y se reintegra con terapia anónima,
                        *
La Medicina enaltece hasta lo más vulgar: sístole.
                        *
Rescatada la @ por la informática
del ostracismo, por el peso del desuso.
                        *
La Luna cambia de fases
rompiendo la monótona oscuridad.
                        *
El suicida
lleva implícito en su acto la condena.
                        *
El magnicidio del ajedrecista
recibe el laurel de la victoria
en lugar de ejemplar castigo:
¡Jaque mate!

06 diciembre 2017

PEQUEÑAS PÍLDORAS



Pasándome una y otra vez el peine,
me encontré con el vacío.

                               *

Si el corazón es un músculo,
los sentimientos tienen otro cobijo.

                               *

Las eléctricas miran a la Luna
y buscan el camino
por el que facturarle.

                               *

La poesía habla de tú
porque busca las cortas distancias.

                               *

Un golpe de fortuna
puede hacerte millonario,
pero la felicidad discurre por otros caminos.

                               *

Si un chef tres estrella Michelín
es contrastado experto en sabores,
¿a qué le saben los besos?

                               *

Me propongo inaugurar el futuro
mañana al amanecer,
y así cada día.

                               *

Conservador, muy conservador,
juega al solitario.

04 diciembre 2017

MICRO POEMAS



Me deslumbró su presencia
y apenas pude abocetarla
con palabras.

          *

Eva no sabía nombrar las mieles del Paraíso
y fijó sus ojos en Adán.

          *

La micro poesía
tienes cinturita de avispa.

          *

Micro poema:
golpe de voz contundente,
y evocador.

          *

La Paz:
estado del ánimo
íntimo y/o social.

          *

La palabra desnuda
se reviste de sí misma
e ilumina.

          *

Paciente,
porque sabe cómo pesa su mochila
repleta de esperanza.

02 diciembre 2017

CONCIERTO PARA PIANO Y ORQUESTA Nº1


Concierto para piano y orquesta nº1, en Mi menor, Op. 11, de Frédéric Chopin. Una larga introducción de cuatro minutos orquestales para que unas delicadas manos acaricien el piano con un allegro maestoso, a veces subrayado por la cuerda y otras por el viento; un diálogo que hace que mi mente se transporte a Varsovia y acaricie las juguetonas manos de mi Prima María. La melodía, con sus casi doscientos años, juguete para los sentidos, va y viene una y otra vez de unas manos a otras como eco que quintuplica la emoción y enciende el ánimo. Largas escalas de la mano derecha como volutas helicoidales de esencias que ascienden a lo sublime y acaba en tres notas aisladas y acentuadas de timidez, como cediendo paso a la orquesta.

El segundo movimiento, Romance Larghetto, es un secuestro para los sentidos. Casi imperceptible, mimoso a los oídos, acariciante, se va deletreando por entre blancas y negra con mesura, con dulce parsimonia y no poco severo rigor. Como vocalizando sílaba a sílaba por el camino anguloso de la melodía. Profunda relajación excitante; un choque de sentimientos que se envuelven en el velo misterioso de cada una de las notas. Y se repite el discurso con igual cadencia como recordatorio de esa impronta que sin dudas filigrana en los sentidos de manera inconfundible. Un pianísimo que cuando parece agotarse renace de su indolencia acariciando levemente el oído para acabar esfumándose en un escorzo casi imperceptible.

Tres notas contundentes que se pasean alternativamente por cada sector de la orquesta dan paso al Rondó Vivace. Ahora la orquesta arropa de forma contundente los alegres arpegios del piano, y tempo, y módulo, han levantado el vuelo para escalar la cima del optimismo. Lo que antes era parsimonia y relax ahora es agitación y virtuosismo que sube y baja escalas al centro neurálgico de las pasiones. Lo que antes eran palabras emulsionadas ahora son fragmentos de un todo que se aceleran a salir por la puerta estrecha donde concurre una multitud, viento, percusión y cuerda a todo tronar y el piano que tricota, trota y trina por encima de todos. En el valle transitorio, un intercambio de preguntas y respuestas que acaban de nuevo en agitación melódica. Las virtuosas manos galopan sin freno por cada una de las teclas, desde el agudísimo hasta sobrepasar la mitad del teclado, sin llegar a los graves, en una sucesión envolvente que pareciera a la vista un ejercicio físico violento y al oído el estentóreo final de una rabia que acentúan los timbales. 

30 noviembre 2017

EL SALARIO DEL MIEDO




Si yo no hubiera tenido niñez, si la vida hubiera sido un puente entre el alumbramiento materno y la oscuridad de este día de otoño que simula invierno en la temperatura; si no recordara que hubo una juventud cuyos propósitos se fueron desdibujando y trazando cortas pinceladas de un bosquejo que no me había propuesto…   Si de repente una mancha de color parda me hubiera empotrado en la lluvia, en esta madrugada, con su redoble de tambor líquido y tenebroso, insistente como una marcha militar y su contrapartida reconfortante de arrebujo entre las sábanas; si a pesar de todo ello, esta madrugada me hubiera despertado la lluvia por primera vez en mi vida, habría inaugurado esta noche mi niñez, con la certeza cercana del burladero de mis padres, tal vez también despiertos, en la habitación contigua y dispuestos a consolarme. Así como reptan las sombras, con sus insidias aliñadas, una ola nocturna me ha arrebatado del descanso y me ha plantado en la intemperie de un ensordecedor ruido, presidido por el filo misterioso de unas fauces jugosas de festín. Si yo no hubiera tenido niñez, habría descubierto esta madrugada el salario del miedo.